¿Qué te puedo decir que no sepas? Porqué si algo heredaste de mi es tu elocuencia. Te escribiría adjetivos para describir tu personalidad pero cada día hay otra ocurrencia nueva que nos llevan de la A a la Z cuando de ir descubriendo tu carácter se trata.

Empezare por la palabra magia; Porque eso has traído a nuestras vidas. Nada en el mundo se ha sentido tan divino como el solo hecho de tenerte a nuestro lado. Seguiré con trascendencia; porque nada ni nadie había logrado despertar en mi un sentimiento tan profundo de querer ser mi mejor versión. Voy a continuar con Maestra; porque siempre pensé que la maternidad era sobre enseñarte cosas de esta vida y resulta que la que más ha aprendido aquí soy yo. Me has enseñado de amor verdadero, de cumplir muchos sueños, de encontrarme a mi misma.

Antes de continuar princesa, déjame preguntarte algo ¿Cómo logras hacer todo de esta vida más bello? Parece una pregunta cliché pero todo y todos los que nos rodean se han maximizado con tu presencia. Tus abuelos se han transformado en niños y en apoyo incondicional. Tus tías se han vuelto mamás también de ti y guardianes de mis miedos más secretos. Mis amigas han sido tus doctores, tus niñeras, han orado por ti, y han pensando en nosotros como nosotros hemos pensado en ellas. Y a quién más haz resaltado sin lugar a duda es a tu papá, quien ha aprendido ha bailar por toda la casa con tal de que te sientas princesa y quién te heredó que el amor no es amor si no se comparte.

Ya empezaron las lágrimas a salir bella mía, pero son de felicidad. De saber que en esta vida tu sola presencia hace que mi existencia valga la pena, porque quien piensa que ser mamá te reduce a “sólo ser mamá” no sabe de amor, de trabajo, de entrega. Nada te hace crecer más, luchar más, perseguir más tus sueños que saber que bajo tu guardia están pendientes tus sueños propios, tus luchas, tus retos, y que todo lo que imagines para tu vida sea convierta en mi misión otorgártelo. ¿Qué es mas divino y más satisfactorio que estar incondicionalmente para los demás, para ti?

Celebró tu vida y le pido a Dios y a la vida que me den todas las glorias y dones que necesito para verte crecer, enseñarte el camino, y ser para ti un medio que te lleve a cumplir todo lo que soñarás; porque sin ti vida mía no estoy completa.

Termino con el adjetivo que más justicia te hace pues tu eres para mi SEMPITERNA: “qué durará siempre, que teniendo principio no tendrá fin. Nunca tendrá fin mi amor. Tu y yo somos eternas.